Skip to content

Amuletos para el Amor

30 agosto 2009

La relación que las personas establecen con los amuletos generalmente está cargada de ingratitud. Solamente en los momentos difíciles y de confusión se recurre a un objeto para pedir ayuda, del mismo modo que sólo la desesperación lleva a muchas personas a rezar en una iglesia cuando no acostumbran a hacerlo. Pero el amuleto no es una respuesta mágica a una situación desesperada, y esto hay que tenerlo en cuenta, pues si no, abundarán las decepciones.

Más allá del pudor, las modas, el escepticismo y el sentido de la intimidad, se puede afirmar que el amor mueve el mundo en lo que a las relaciones interpersonales se refiere. Todos deseamos que nos quieran y nos gratifiquen, deseamos amar, dar de nosotros lo mejor que tenemos y recibir la misma o mayor cantidad de amor, para sentirnos completos y felices. Pero en este tema, por desgracia, se hace muy difícil discernir qué es lo que realmente se anhela y lo que resulta más adecuado para cada persona. Sólo el paso del tiempo ayuda a desvelar este enigma.

En consecuencia, los amuletos no siempre dan la respuesta que se espera en el plano afectivo, ya que son un reflejo fiel del sentimiento de quien los usa, no de la imagen que muestra ante los demás. Si quien busca atraer a alguien sabe en el fondo que no es bueno, sus sentimientos serán negativos y, por tanto, el efecto del amuleto se verá atenuado.

Los amuletos relacionados con el mundo de los sentimientos amorosos siempre están ligados al planeta Venus. Por ello, conviene tomar contacto con ellos por primera vez un viernes y cuando la luna se halle en cuarto creciente.

Existen amuletos de amor para las circunstancias más diversas. Los que se detallan a continuación resultan ser los de mayor eficacia para las situaciones más frecuentes.

CONTRA LA INFIDELIDAD

Aguamarina. Es uno de los símbolos de la fidelidad y el amuleto tradicional de los matrimonios en los que reina el equilibrio y la concordancia. Por ello, en el pasado era muy frecuente que el marido regalara a su esposa un anillo con aguamarinas el día de la boda.
Cuerno de ciervo. Si se regala un trozo de cuerno de ciervo dentro de una pequeña bolsa de tela roja a la persona amada, esta se sentirá fuertemente impulsada a permanecer fiel a quien le ha hecho el obsequio.
Falo. Desde las épocas más remotas, desde las culturas de Mesopotamia y Egipto, el miembro sexual masculino ha sido usado como amuleto. Posiblemente, constituye el amuleto de amor más antiguo. Etruscos, egipcios, griegos y romanos erigieron templos, estatuas y monumentos dedicados a representarlo. Significa intensidad, lealtad y dicha plena en el amor. La represión moral que hemos padecido a través de los siglos arrinconó en el olvido este símbolo. Se dice que quien lo lleve siempre estará protegido de las pasiones malsanas y de los amores desafortunados.
Imán. Normalmente, los amuletos contra la infidelidad son preventivos, es decir, actúan antes de que esta se haya producido. El imán es especial, ya que posee validez en todas las circunstancias: sirve tanto para soslayar la infidelidad como para evitar recaer en ella. Hay que regalar a la persona amada un pequeño imán que conserve su capacidad magnética y pedirle que lo lleve siempre encima.
Pulsera. Como en el caso de las alianzas, el intercambio de pulseras significa pertenencia voluntaria a la persona amada y deseo de que la relación nunca se destruya, lo cual es un implícito voto de fidelidad. Si la pulsera se rompe, deberá interpretarse como un anuncio de infidelidad cercana.
Selenita. Si dos enamorados se intercambian una piedra de selenita tallada en forma de corazón, están protegiendo su relación ante la intervención de terceras personas; además, contribuyen a mantener la fidelidad. Este amuleto es más eficaz si la piedra se parte en dos y cada uno de los amantes luce una de las mitades. También es útil en los momentos difíciles, cuando la relación amenaza con naufragar. Regalar esta piedra lunar ayuda en las reconciliaciones.
PARA FORTALECER EL AMOR

Corazón de arroz. Este amuleto solamente sirve para asegurar la dicha de una unión que todavía no se ha consumado. La víspera de la boda, la novia debe coser un corazón con un pequeño trozo de la tela que se ha utilizado para su vestido de novia: tiene que recortar dos caras idénticas en forma de corazón y coserlas por los bordes, dejando un pequeño agujero. Al concluir la ceremonia, debe recoger un puñado del arroz del que le hayan arrojado los invitados como augurio de felicidad y rellenar con él el corazón de tela. Seguidamente, ha de cerrarlo para que el arroz no se caiga y colocar en el centro un lazo rosa. Finalmente, tiene que guardarlo en un cajón del dormitorio donde los esposos comenzarán a compartir sus vidas. El amuleto preserva de separaciones y disputas, y fortalece el amor.
Fotografía. Se toma una fotografía de la persona amada y, con un lápiz o un bolígrafo rojo, se trazan unas líneas que cubran la cara; mientras tanto, se repite el siguiente conjuro: «Nunca me abandonarás y me amarás igual que yo a ti». Puede emplearse una frase similar, siempre que exprese el mismo sentido. A continuación, se coge un trozo de tela negra, se coloca la fotografía dentro de ella y se cubre, cruzando los extremos de la tela y haciendo un nudo con ellos. Después —controlando siempre que la cabeza permanezca hacia abajo—, se apoya la fotografía contra un zócalo (detrás de un mueble, de la cama o de la mesilla de noche, por ejemplo). Por el contrario, cuando se desee que una persona se aleje para siempre, bastará con girar la fotografía para que la cabeza quede hacia arriba. Cuando el amuleto haya dado resultado, es preciso deshacer el nudo, y guardar el paño y la fotografía en un lugar oscuro al que habitualmente no llegue la luz.
Imperdible. Se encarga a un joyero un pequeño imperdible de oro o plata y, un viernes, se coloca en él un pequeño corazón de jade, un colgante de oro o plata con la inicial del ser amado y un trocito de cinta verde. Este amuleto debe prenderse en la ropa interior de quien lo ha realizado. Posee la virtud de asegurar a perpetuidad relaciones armoniosas en el terreno sentimental.
Medalla de Santa Elena. Santa Elena es considera una benefactora de las uniones felices en el campo afectivo. Por ello, resulta recomendable coger una medalla con la imagen de la santa y envolverla en un trozo de tela verde, preferentemente de seda o terciopelo. A continuación, debe guardarse indefinidamente en un lugar oscuro y protegido. Mientras se la posea, se conservará con fuerza el amor que se profesa.
Romero. El romero es una planta talismánica que corresponde al amor. Por eso, un día que decida ir a la montaña de excursión o de acampada, vale la pena levantarse más temprano de lo previsto y, en las primeras horas del día —tan pronto como el sol haya hecho su aparición en el cielo— recoger una flor de romero y dos pétalos de magnolia, con el fin de confeccionar el amuleto. El primer viernes después de la recolección en el que la luna esté en cuarto creciente, hay que guardar la flor y los pétalos en una bolsita de tela verde junto con una pizca de sal, cerrarla con un lazo y colgarla sobre la cabecera de la cama de matrimonio. Este amuleto mantiene viva la pasión de aquellos que comparten el lecho sobre el que cuelga.

PARA LOGRAR SER AMADO

Existen numerosos amuletos destinados a facilitar el acercamiento entre la gente. Antaño, muchas personas acudían a brujas o hechiceras con la convicción de que, mediante elixires o pases mágicos, podían atraer hacia sí el amor de las personas que les interesaban. En la actualidad, estos comportamientos rudimentarios han sido sustituidos por otras prácticas, dotadas de una mayor lógica, en las que se emplean elementos capaces de actuar como fuentes de absorción o emanación de energía positiva. Los amuletos más eficaces son los siguientes:
Alianza de boda. Una creencia de muchos países occidentales afirma que, si una mujer obtiene una alianza de un pastel de boda o con sorpresa, significa que se casará en un breve plazo de tiempo. Si la alianza obtenida se guarda en una caja de lapislázuli o que contenga un trozo de dicha piedra y se lleva siempre encima, se consigue el amor deseado y que la unión concluya en casamiento.
Cordón rojo. El primer viernes de cualquier mes, se compra una cinta o un cordón de color rojo y de aproximadamente 0,50 cm de anchura. Esa misma noche, antes de dormir, con la habitación a oscuras, se recitan las siguientes palabras cabalísticas:
ENAM, BINAR, SATOR, AREPO, TENET, OPERA, ROTAS, HOD, KETHER, CHOKMCE, TEDULAH, TEBURNA, TIPHERET, JESOT, SARDACH, IO, NETZHA.Si no se puede recordar la invocación de memoria, puede usarse la luz de una vela para leerla. Hay que tener en cuenta que la h final suena como nuestra j, la th se pronuncia como una d y la ph suena como una f.
Esta invocación debe repetirse nueve veces de manera consecutiva. Luego, con los ojos cerrados y concentrándose en la imagen de la persona amada, se pronuncia la siguiente frase:
«(EL NOMBRE DE LA PERSONA AMADA)… ÁMAME COMO YO A TI».
Mientras se recita, se coge el cordón rojo y se le practica un nudo. Esta ceremonia tiene que repetirse exactamente igual durante nueve noches consecutivas. En la novena, el cordón rojo —con sus nueve nudos— se ata a la muñeca izquierda de la persona que realiza la invocación. A partir de entonces, cuando se toque a la persona amada con esta mano, la respuesta amorosa será positiva. Es necesario llevar el cordón rojo anudado a la muñeca hasta que el vínculo se haya consolidado.
Lazo de amor. Cualquier viernes por la mañana, se compra un trozo de cinta de color verde de unos 0,25 cm de ancho y, cuando el sol ya se haya ocultado, hay que escribir con tinta verde el nombre de la persona que hace el amuleto, a continuación Venus, el nombre de la persona amada y, finalmente, la palabra amor. La cinta se coloca en la muñeca izquierda, con la inscripción hacia dentro, se hacen tres nudos seguidos y se repiten las palabras que se han escrito en ella cada vez que se haga un nudo, mientras se piensa con intensidad en la persona amada. Esta pulsera tiene que permanecer en la muñeca hasta que se rompa por un imprevisto o por el desgaste natural. A partir de ese momento, se iniciará una etapa de felicidad junto a la persona amada.
Pergamino de amor. Se trata de los amuletos de amor más antiguos que existen. En tiempos remotos se los consideraba infalibles y se acostumbraba a escribir en ellos con la propia sangre. Para realizarlo, es preciso aguardar hasta la primavera. Asimismo, hay que confeccionarlo antes de que la luz del sol alcance la habitación en la que se fabrica. El amuleto consiste en un círculo de papel de pergamino de 5-7 cm de diámetro. En una de las caras hay que trazar cinco círculos concéntricos, dejando aproximadamente 1 cm entre uno y otro para poder escribir. Los círculos deben realizarse con tinta roja. Después, con tinta negra, han de escribirse las siguientes palabras cabalísticas —separadas cada una por una pequeña cruz trazada con tinta roja— desde el círculo más cercano al borde y hacia el interior:
En el primer circulo:
ENAM + BINAH + SATOR + AREPO + TENET + OPERA + ROTAS
En el siguiente:
HOD + KETHER + CHOKMCE + TEDULAH
En el siguiente:
TEBURHA + TIPHERET + JESOT
En el siguiente:
SARDACH + IO + NETZHA
En el último círculo, el del centro, y con tinta SCHEVA
En el reverso del pergamino de amor solamente debe trazarse un círculo, en el cual, con tinta negra, hay que escribir los nombres cabalísticos de Venus, separados cada uno por un pequeño rombo, realizado también con tinta negra. Los nombres son:
AHEA, HAGUIEL, KEDEMEL, SERAPHIN y BNE
Hay que doblar y guardar el amuleto en una pequeña bolsa de seda verde en un lugar oscuro hasta el primer viernes con la luna en cuarto creciente. Esa noche, habrá que retirarlo de la bolsa y, con tinta roja, escribir en el centro —en ambas caras— el nombre de la persona amada, mientras se susurra repetidas veces:
SCHEVA, HAZ QUE ME AME.
Una vez guardado nuevamente en la bolsa, debe llevarse en un bolsillo o en el bolso. Según las leyes cabalísticas, el amuleto concentra grandes energías positivas cada vez que quien lo confeccionó se encuentra con la persona amada.

Pluma de colibrí. El colibrí es un animal muy común en todos los países americanos, donde, además, existen comercios que venden sus plumas a un módico precio, por lo que se puede aprovechar un viaje personal o de un familiar o amigo para conseguir una y poder confeccionar así un amuleto. Se coge la pluma, se envuelve en papel de celofán y se guarda en el bolso. Es preciso controlarla periódicamente, pues, si crece y se alarga como si se tratara de un tallo, anuncia que el amor está por llegar. Si, después de ello, se sigue llevando, actúa como un amuleto de felicidad duradera. Es importante que quien use este amuleto lo lleve siempre que salga de casa. La pluma sólo crece una vez, de modo que sirve para anunciar la proximidad del amor en una sola ocasión. Pero, si después de haberse utilizado se regala, la pluma puede volver a crecer en poder de otra persona, si es que el amor también le ronda.
Poma de amor. Recibe este nombre cabalístico un tradicional amuleto dotado de prestigio secular, cuyo objetivo es atraer el interés de la persona amada. Para realizarlo, es preciso coger una manzana directamente del árbol un viernes con la luna en cuarto creciente, justo antes de que el sol empiece a brillar. El fruto no debe presentar ni picaduras ni magulladuras. Hay que lustrarlo hasta que quede brillante y luego, en un pequeño trozo de papel —de cualquier color que no sea blanco—, se escribe con tinta roja el propio nombre y los apellidos, y, debajo, los de la persona amada. Se abre un pequeño orificio en la parte superior de la manzana —cortándola de manera que quede como una tapa—, se enrolla el papel con los nombres y se introduce en el fruto. Se coloca la tapita y se expone al aire, en lo posible en un lugar sometido a abundante sol. Cuando la fruta se haya secado totalmente, y el papel y la pulpa se hayan fundido, debe envolverse el amuleto en papel de color y guardarse en el dormitorio, pues no sólo permite alcanzar el amor, sino que asegura la duración del vínculo de las dos personas enamoradas.

PARA RECUPERAR EL AMOR

Las difíciles circunstancias por las que atraviesan inevitablemente todas las relaciones afectivas determinan que, a veces, una de las personas se aleje, entre el dolor y la confusión, de la otra, que desearía que la relación continuase por encima de las desavenencias y los contratiempos. En tal caso, es posible pedir ayuda a los poderes mágicos a través de estos eficaces amuletos:
Botón. Para conseguir que la persona amada regrese, hay que poseer algún botón de una prenda suya y coserlo en un pequeño trozo déntela negra con hilo del mismo color, realizando pequeñas cruces. Mientras se realiza la tarea, debe pronunciarse la siguiente invocación:
ISIS, DIOSA SUPERIOR, HAZ QUE … (AQUÍ SE DICE EL NOMBRE DE LA PERSONA) VUELVA A MI LADO. SI NO LO HACES, JAMÁS TE SOLTARÉ, Y QUEDARÁS PRISIONERA EN LA OSCURIDAD.
Cuando la costura haya concluido, se doblan los extremos de la tela de modo que el botón quede completamente cubierto y no le llegue ni la luz ni el aire.
Después, se guarda en una caja de madera de sándalo o de cualquier otra madera olorosa. Cuando la persona amada haya regresado, hay que descoser el botón, devolvérselo y agradecer a la diosa Isis su generosidad.
Buda. La imagen de Buda en marfil blanco o porcelana blanca, con las piernas cruzadas y los brazos apoyados en ellas, es un eficaz amuleto de amor. Un viernes, siempre con la luna en cuarto creciente y antes de que salga el sol, deben pronunciarse las siguientes palabras:
VENUS, REINA DEL AMOR, HAZ QUE SE CUMPLAN TODOS MIS DESEOS Y PROTÉGEME DEL DOLOR Y%DE LA PENA. SCHEVA, HAZ QUE … (AQUÍ SE DICE EL NOMBRE DE LA PERSONA AMADA) VUELVA A MÍ Y QUE SIEMPRE SEA AMADO.
Grano de café. Se coge un grano entero de café y se guarda dentro de una bolsa roja de seda o terciopelo; se cierra con un cordel rojo y se sujeta a la ropa interior o se lleva dentro del bolso. Este amuleto se emplea para conseguir que la persona amada regrese y renazca la paz. Debe conservarse hasta que el cordel se rompa, aunque la dicha ya haya llegado.

About these ads
No comments yet

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: